20 de maig 2006

Elogio a la mujer brava

Ahir vaig rebre un correu electrònic de l'Ayeleth, una bona amiga de la mare. Em va enviar un escrit amb una anotació seva; l'Ayeleth diu "Importante y educativo. Y lo mejor es que el que me lo manda es un ex-machista (a veces tiene recaídas) dispuesto a confesar sus errores. Hay esperanzas, muchachas!"

Jo voldria dedicar aquest escrit a la mare, s'ho mereix per suportar-me durant 33 anys... i els que li queden :)
També li vull dedicar a l'Ayeleth, per tenir-me present i perquè crec que ella és una d'aquestes DONES que descriu el text.
Menció especial a la Sara, ella ja ho sap, però vull dir-li que m'ha ajudat molt més del que es pensa aquests últims tres mesos, i espero tenir-la a la vora molts anys més :P
A la resta de vosaltres, totes m'heu ajudat i estimat i recolzat i aguantat... Yolanda, Núria, Marta, Núria, Neus, Mireia, Raquel, Alba...

Us el dedico a totes vosaltres i a totes les que no conec que també se'l mereixen.

Elogio de la mujer brava

Estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Por: Héctor Abad

*************

A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viragos, marimachos. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.

La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran "no más usted me avisa y yo le abro las piernas", siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo, y se quedan a medias).

A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan, y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan, y sólo se desnudan si les da la gana. Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio, y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa, y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.

Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche, y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.

Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros, y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar, y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.

Somos animalitos todavía, los varones machistas, y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes, y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza: nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.

11 comentaris:

Ayeleth ha dit...

Querida Raquel, me encanta tu comentario y te agradezco el elogio que me haces sin reservas. Sólo lamento no saber escribir en catalán para ponerme a tono. Tal vez algún día tenga la ocasión de aprender esa hermosa lengua.
Un abrazo

Mireia ha dit...

Moltes gràcies wapa! És un text genial, dóna forces. Eis i som una pinya, compta amb mi quan ho necessitis.
Petons

Guixona ha dit...

Quan he començat es text i he vist "brava" no m pensava q es tractava d açò...realment m ha agradat i sempre cau bé sentir aquestes paraules dites d un homo, sense tenir por d dir lo q pensa, expresar els seus pensaments amb sinceritat fins arribar a descubrir com pot ser una dona realment, descubrir el pq té dies bons i dolents, el pq dels seus pensaments q d avegades son tan diferents als dels homes....
Amb aquest text pots veure com no totes ses dones son iguals, però tb pots observar com els homes tb en valoren.

Pd. jo no he fet res pq m donis ses gràcies xata, tot lo contrari, jo t he d demanar perdó per molt...

Trena ha dit...

Guixona, crec que sí et mereixes el meu agraïment, m'has ajudat a entendre moltes coses i m'has aconsellat com actuar... i a tu no t'he de perdonar res, en tot cas hauria de perdonar a algú altre, que et va enganyar com a mi.

Guixona ha dit...

Ets una xata!!
els meus consells son d pobre, ja q sameva experiència i sa meva curta edat no dóna per més...però sempre cau bé q t ajudin a decidir, a fer ses passes..des de fora es veu tot més fàcil..

un dia una amiga m va dir una frase q m va fer pensar i vaig sentir q ja ho havia pensat anteriorment sense donar-hi importància: Quan ses coses desitjades ja no es desitgen, arriben. Quan ses coses temides ja no es temen, s'allunyen.
t sona..jeje

una besada xata!!! muxumuxu

Trena ha dit...

Aixxxxx

Trempolina ha dit...

M'ha agradat moltissim el text! Gràcies a tu per compartir amb mi tots els teus bons moments i algun que altre mal moment... Crec que sòc una privilegiada per tenir una persona com tu a prop meu i que encara que no t'ho sembli m'has ensenyat moltes coses. Però sobretot no deixis de creure en tu que vals molt. Un pto

Trena ha dit...

Uoooo
Trempolina, boníssim!!!

Em faràs posar vermella, gràcies a tu per... tot!

marc ha dit...

Hòstia, sóc l'únic home que s'h atrevit a escriure aquí de moment xD

A veure, el tema masclisme està tan explotat que quan un home diu qualsevol cosa sobre aquest tema que no és políticament correcte ja és un masclista i no mereix viure gairebé.

Abans que em foteu aal riu, com a home prefereixo mil vegades ua dona que sigui capaçde deixar-me els punts sobre les is, que em fci quadrar quan cal que una dona que digui amén a tot el que faig, sigui bo o dolent i que mai piuli encara que li foti les pitjors putades.

Potser el problema que tenen moltes dones és que mai s'atreveixen a dir res i quan s'adonen que s'equivoquen, la seva parella s'espanta del que poden fer i aquí és quan arriben els insults, les agressions i els assassinats...

Au, salu a totes ;)

Trena ha dit...

Hummm...

A veure, pel que fa a que ets l'únic home que s'ha atrevit a escriure aquí, demostra, amb paraules teves, que els homes, en general, sou uns covards. Sobretot pel que fa a relacions i més pel que fa a relacions de parella.

Jo mai et fotré al riu, i menys per dir el que penses. Això torna a demostrar que les dones que diem les coses pel seu nom us fem certa por als homes, perquè si no, no patiries per anar a parar al riu. Cap de les que hem escrit aquí et llançariem al riu per dir el que penses, més aviat, si t'hi llencéssim, seria per no dir el que penses, o per dir el que no penses.

Em sembla que el text no parla d'aquestes dones que tu descrius, que també n'hi ha, és cert.

Un petó Marc o Welbyi salut per a tu també :)

Tracalet ha dit...

Ostres, quin article més bo!
Jo tampoc pensava que "bravas" anava en aquest sentit, però relament s'agraeix molt. És un descans a la vista i a la ment llegir aquest tipus de coses. Et fan pensar que aquestes petites passes ens fan avançar i això és magnífic.